COMUNICACIÓN Y PSICOLOGIA

(Dos ejemplos de relación) 

Por Ericel Vásquez Moreno

La comunicación y la psicología son disciplinas que van de la mano debido al lenguaje que es un factor común, por lo tanto, es viable tener consideración de ambas disciplinas en el uso práctico de cualquiera de ellas. Precisaré dos ejemplos rápidos de esta relación.

         En el tratamiento de una problemática psíquica, el diagnóstico establecido es fundamental para tener una guía hacia donde se dirigirá la ‘curación’, este diagnóstico se da debido al lenguaje verbal y no verbal que los pacientes presentan, es sólo por este medio que se puede tener cierto acceso a su subjetividad, las palabras, el tono, los clichés, la conducta repetitiva o desadaptativa integran rasgos que son esenciales para tener una impresión diagnóstica. El lenguaje que el paciente utiliza no es otra cosa que la reproducción de su medio, su cultura. Es entonces que el psicólogo o terapeuta utilizará las ‘palabras’ que el paciente usa para intervenirlo, de esta manera hay una conexión mucho más estrecha con el inconsciente, puesto que se le estará hablando en su marco de referencia.

         La misma educación conlleva todo un entramado psicosocial que posiciona a los individuos en una realidad, la cual presenta símbolos propios de una interpretación casi automática por parte del cerebro. Esto es lo que genera en parte la idiosincrasia de un pueblo, todos aquellos valores que se le da a diferentes cosas; y es sólo cuando se da una mezcla de culturas cuando los simbolismos empiezan a flexibilizarse, siendo menos relevantes y poderosos, llegando con ello a una fusión muchas veces sin sentido que es causa de conflictos psicológicos en los individuos.

         Ahora, ¿Qué tipo de conflictos? Bueno, aquí entra el segundo punto que advertí, los mensajes que vierten en la publicidad los medios masivos de comunicación. La globalización es uno de los estandartes contemporáneos de la ambición, puesto que muchas personas quieren alcanzar cosas que no están al alcance de su propio estatus económico y social, pero aún así, desean tener aquello que se les vende (y por eso sufren y hasta delinquen por alcanzar una posición). La asociación que se hace entre objetos de placer y cosas materiales es fundamental para el deseo; los publicistas hacen uso de la psicología del consumidor para ser efectivos en su tarea, saben qué es lo que las personas anhelan, y se dirigen al punto, y ese punto está más allá de la conciencia, el inconsciente. Es por esto que los estímulos sexuales son muy buenos, porque trabajan con una parte indispensable en el ser humano; el principio del placer impera, y más en momentos en que goza de un ‘descanso’, en donde el principio de realidad (trabajo) está rebajado; por ejemplo, al ver televisión, el cine, o una lectura en una revista; es en esos momentos en que estamos mucho más sensibles al alcance de los deseos.

Publicado el junio 14, 2009 en Colaboraciones especiales. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: